Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Pocas cosas en la vida son ciertas. Todos envejeceremos. Todos experimentaremos ira, alegría, hambre y sed en un momento u otro. Y, por supuesto, todos pasaremos. Tus seres queridos están incluidos. Cuando no se puede evitar la muerte, debemos prepararnos para enfrentarla lo mejor que podamos. Una vez que ocurre esta inevitable tragedia, no podemos controlar cómo nos sentimos o cómo la procesamos. Sin embargo, podemos entender las etapas y tomar medidas para no experimentar un trauma permanente y avanzar más cómodamente.

En 1969, una psiquiatra sueca introdujo cinco etapas de duelo. El modelo Kübler-Ross de la Dra. Elizabeth Kübler-Ross   ha sido generalmente aceptado como una descripción bastante precisa de las emociones que atraviesan las personas con enfermedades terminales o que pierden a un ser querido. Las etapas son negación, enojo, negociación, depresión y aceptación. Son una forma de procesar el trauma. La Doctora desarrolló estos no solo para comprenderlos mejor, sino para desarrollar técnicas para navegar el viaje.

Negación

El impacto inicial de la pérdida es la incredulidad. Intentas hacerte creer que no ha ocurrido. Es natural buscar el camino de menor resistencia.

«Cuando niegas la pérdida, tratas de convencerte a ti mismo o a los demás de que el evento no ha sucedido o no es permanente. Conoces los hechos, por supuesto. Si su cónyuge ha muerto, puede aceptar que sucedió, pero luego creer por un tiempo que su muerte no significa nada para usted «. – Julia Thomas

Este síntoma se muestra en todas las facetas de la vida. Si pierde su trabajo, por ejemplo, se dirá a sí mismo que no lo quería en primer lugar. Si tus padres se divorcian, podrías fingir que nunca debieron estar juntos.

Enfado

Una reacción común a la pérdida es la ira. La emoción podría dirigirse a la persona que te dejó. Podría significar que estás enojado contigo mismo. Esto podría revelarse en argumentos, sarcasmo o estar irritado por pequeños problemas. Esta no es una respuesta negativa en su totalidad, ya que te ayuda a pasar a la siguiente etapa. Mientras no se manifieste de una manera que lastime a otra persona.

Negociación

Eventualmente, intentarás recuperar lo que perdiste de una forma u otra. Algunas personas recurren a Dios, pidiendo un retorno de lo que perdieron a cambio de vivir su vida de manera diferente. Los niños pueden decir: «¿volverán mis padres a estar juntos si limpio mi habitación con más frecuencia?» Aunque este es un paso necesario, a menudo las discusiones no tienen que terminar con una solución positiva. El acto de negociación en sí ayuda al individuo a concluir que la pérdida fue definitiva y está fuera de su control.

Depresión

La siguiente etapa del proceso puede confundirse con la depresión clínica y, a veces, conducir a ella. La incapacidad, el llanto histérico, la pérdida de sueño o el exceso de sueño y los cambios en el apetito son solo algunos de los síntomas. Aunque cualquier pérdida que haya llevado a esta etapa puede hacer que parezca que tu vida ha terminado de una forma u otra, es efímera y siempre pasa.

Aceptación

Esta es la última de las etapas de dolor del modelo Kübler-Ross. En este punto, ha llegado a un acuerdo con lo que perdió. Ya no estás enojado o engañándote a ti mismo. Tu vida puede comenzar de nuevo. Muchas personas se sienten renacidas después de superar el trauma y terminar todas las etapas.

Tips y consejos

1. Deja salir las emociones.

Sí, la pérdida es dolorosa. Nadie te culparía por tratar de suprimirlo, esconderlo y huir de él. Pero cuando haces eso, corre el riesgo de depresión, abuso de sustancias o cualquier conjunto de problemas de salud. No puede pasar por las etapas a menos que las experimente. Déjalo salir, llora, grita y todo lo que necesites.

“Intentar ignorar su dolor o evitar que salga a la superficie solo lo empeorará a largo plazo. Para una curación real es necesario enfrentar su dolor y lidiar activamente con él ”. – Melinda Smith, M.A., y Jeanne Segal, Ph.D., en Helpguide.org.

2. No guardes el dolor en secreto.

Si esconder tu cabeza en la arena y vivir la vida ermitaña es parte de tu proceso, anímate. Eso está bien, por un tiempo. Eventualmente, necesitas avanzar y unirte a la sociedad. El tiempo está bien, pero el aislamiento no es saludable. Los humanos son una especie social. Prosperamos en las tribus porque los confidentes y los líderes espirituales nos ayudan en el camino. Póngase en contacto con alguien si puede, sin sentir vergüenza. Hay menos peso que cargar cuando tienes a alguien en quien apoyarte, en sentido figurado y literal.

3. No ignores tu cuerpo.

Mirar fijamente las gotas de lluvia y vivir profundamente en los pensamientos de tu ser querido puede hacerte olvidar las tareas cotidianas normales. Al principio, la pérdida de apetito y el desprecio por los requisitos corporales tiene consecuencias serviles. Pero si dura, solo empeora el trauma. Los baños, el ejercicio y la nutrición saludable ayudan al cerebro a operar y procesar los pensamientos necesarios.

4. Distraerse de manera saludable.

Adormecer el dolor con sustancias puede conducir a un empeoramiento de los síntomas, encarcelamiento e incluso la muerte. Si está de luto por alguien, tenga en cuenta cómo le gustaría que viva una vez que se haya ido. En lugar de recurrir a las drogas, trate de distraerse con deportes, ejercicio y actividades sociales. Considere asesoría o incluso retribuir a través de servicios voluntarios.

5. Llegar a un acuerdo.

Algunas cosas no se pueden curar con el tiempo. Es inútil esperar a que todo vuelva a ser como era. Cuando pierdes a alguien o algo que amas, a veces el vacío permanecerá. En lugar del miedo, la tristeza o la desesperación de la nueva sensación, conviértela en parte de la vida. Como una cicatriz, una marca de belleza o un mechón de cabello blanco debido a la poliosis, aprende a vivir con ella y trata de fortalecerla.

Para concluir, si no ha experimentado este tipo de pérdida, lo menos que puede hacer es prepararse para ella. Hasta que suceda, nadie puede explicárselo realmente. Sin embargo, cosas como las cargas financieras, los costos del funeral y la pérdida de ingresos realmente podrían afectar a una familia si un miembro fallece. Considere los hábitos saludables mencionados anteriormente además del seguro de vida a término. Es más fácil hacer un viaje a través del proceso de duelo sin preocupaciones financieras.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Sobre nosotros

Nuestra empresa está construida sobre una base de valores; empatía, integridad y lealtad. Desde jóvenes profesionales hasta nuevas familias, apoyamos a nuestros clientes a medida que adoptan un enfoque proactivo para proteger su legado.

Síguenos

Publicaciones recientes

Danos Like en facebook